Mediación Civil y Mercantil

La saturación del sistema judicial español es un hecho que salta a la luz. Tan solo en el tercer trimestre de 2014 llegaron a los tribunales más de 2 millones de casos según datos de Expansión. Esta realidad hace que cada vez sea más necesaria y demandada por parte de las aseguradoras y los particulares la profesión de Mediador Civil y Mercantil.

La virtud del mediador frente a los tribunales es la resolución mediante acuerdo de conflictos que hasta la implantación del registro oficial de mediadores se veían restringidos a los tiempos, burocracia y costes del sistema judicial nacional. No obstante, y a pesar de liberar de carga a la Administración Pública y de los beneficios temporales y económicos, la mediación civil y mercantil es aún una gran desconocida en el día a día en España, siendo ya un recurso asentado, consolidado y con gran demanda en el extranjero.

No obstante la tendencia nacional es consolidar la formación de mediadores y su progresiva implantación como paso previo o sustitutivo a un proceso judicial.

Actualmente los requisitos existentes para poder ejercer como Mediador Civil y Mercantil contemplan la necesidad de titulación académica mas la realización de un curso autorizado por el Ministerio de Justicia. Tras la finalización del mismo se podrán inscribir en la Lista Oficial de Mediadores e Instituciones de Mediación.

Se trata de una salida profesional cuya tendencia irá al alza en los próximos años y una nueva vía de especialización para el sobresaturado campo de los titulados en Derecho.

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *