Monitora de Yoga haciendo estiramientos

El Yoga y la importancia de su formación

Algunos autores afirman que el Yoga pertenece a la cultura India, pero al tratarse de una disciplina multicultural y cambiante sería realmente difícil ser preciso en fijar un lugar y fecha al nacimiento de esta práctica.

Uno de los introductores del Yoga en el mundo occidental es Swami Vivekananda, un monje hindú reconocido como uno de los más experimentados del planeta.

Los beneficios que reporta la práctica del yoga son diversos, aunque una mala ejecución o una práctica no supervisada por profesionales pueden ser muy peligrosa para la salud de los que la practican.

Los profesores de esta disciplina deben mantener a los estudiantes y practicantes de esta modalidad alejados de las posibles lesiones, y para ello la formación recibida por los futuros instructores debe ser precisa y de calidad.

Aspectos como la mecánica corporal son esenciales para lograr el objetivo de bienestar de los alumnos.

Curso de Monitor de Yoga

 

 

 

La práctica segura del Yoga

 

Lamentablemente, a día de hoy, aumentan los casos de lesiones en aquellos lugares donde se imparten sesiones de yoga por monitores inexpertos o que han recibido una mala formación previamente.

Por ello, aquellas personas que buscan remedio a sus problemas con las articulaciones, espalda, cadera o rodillas, corren el peligro de empeorar sus lesiones, y todo por una mala supervisión por parte del monitor.

De igual forma que no iríamos a una clínica de fisioterapia si el personal no ha tenido una formación adecuada, no deberíamos ponernos en mano de cualquiera que se haga llamar “profesor de yoga”.

Por ello, si eres practicante habitual de esta disciplina o por otro lado quieres obtener una formación de calidad, te recomendamos este Curso de Monitor de Yoga.

Tipos de Yoga

 

Existen muchas metodologías pero algunas de las más importantes son las siguientes:

Karma Yoga–>  Preconiza que el ser humano debe cumplir con su deber espiritual (dharma) sin esperar nada a cambio. Se suele poner de ejemplo reciente el emblemático activista político Mahatma Gandhi, ya que trabajó toda su vida para el beneficio de la India.

Bhakti Yoga–> Es considerado el yoga del amor puro y universal. El devoto practicante es llamado bhakta o “partaker” y considera a Dios presente en cada persona o ser vivo. Se enfoca en la mente y el corazón en lugar de las respiraciones o los asanas (posturas físicas). Su fuente de desarrollo son los actos de culto, devoción y servicio. Se desarrolla, sobre todo, a través de la Sociedad Internacional para Conciencia  conocidos como “Hare Krishnas”.

Japa Yoga–> Se basa especialmente en la meditación, que aporta sabiduría a través de la observación y la conciencia. Se realiza a través del estudio y la reflexión, aunque también va dirigido, ya que se realiza a través de la obediencia a las instrucciones del maestro. El objetivo es alcanzar el control mental y el discernimiento, que nos conducirá a tomar conciencia universal y personal.

Hatha Yoga–> Practicado a través de las asanas y el pranayama. Es un método holístico, ya que tiene en cuenta tanto lo físico como lo mental. Sus posturas corporales aportan a los músculos tonificación y flexibilidad. Este tipo de yoga es el recomendado para los que se inician en la práctica.

Se trata de unas descripciones técnicas sobre los orígenes y tendencias de estos tipos de yoga. Espero que os haya sido de utilidad este post.

¡Hasta pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *